Lucas Hadid

¡Hola!

Mi nombre es Lucas, soy MENDOCINO de pura cepa y actualmente residente en Andorra la Vella un principado en los Pirineos, entre España y Francia.

Seguramente mi mejor carta de presentación es contarles como me convertí en un aficionado de la pesca con mosca. Empecemos por el principio:

Todo comenzó con la forja de los anillos:

Tres Anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo.
Siete para los Señores Enanos en palacios de piedra.
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir.
Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras....

¡UPS PERDÓN ESTA ES OTRA HISTORIA!


Ahora en serio, mi afición por la pesca no vino heredada por mi padre, ni de parte de mis abuelos, como suele suceder, en realidad... ¡Quién rayos sabe de donde me viene! 

Aunque hay algo de lo que si estoy seguro, y es que la pesca esta en mi ADN.

Posando con una "truchita" del pirineo en el centro de Andorra la Vella


Allá por el año 1999 comencé con mis primeras experiencias de pesca con "cucharita"  tras recibir la invitación de un amigo aficionado en el tema. En esa época vivía en mi querida tierra adoptiva mi hermoso MALARGÜE.

La verdad es que disfruté bastante en algunos de sus ríos, y se me daba muy bien, sería la suerte del principiante, porqué en realidad no tenía ni idea de lo que estaba haciendo, ni lo hacía con ningún tipo de técnica.

En esos años ya había escuchado hablar de eso que llamaban pesca con mosca, pero no fue hasta el 2013, que di mis primeros pasos en la modalidad de mosca seca (flote).

Poco después experimenté una nueva modalidad (para mi) que llamaban pesca al hilo, y pronto me di cuenta de que había dado en la diana, había encontrado un método ideal para mí, y a demás cometí el peor error de mi vida, que fue ceder a las delicias del atado de mosca.

Atando unas ninfas ¡ÑAM ÑAM!

He de confesar que he practicado cacería, algunos deportes y diversos pasa tiempos, pero nada me satisface tanto como el contacto con la naturaleza que encontré en la pesca. Es mi canal particular de conexión directa con la madre tierra.

Hoy por hoy ya ni puedo, ni quiero, escapar de este arte, de esta afición.

El canto de las aves, el sonido del agua, el susurro del viento en los árboles, el arrullo del agua fluyendo mientras acaricia las rocas... igual todo esto les puede parecer demasiado poético y seguramente lo sea, pero realmente la pesca es mi cable a tierra y cuando me conecto a ella, me desconecto de la vida rutinaria y de la cruda realidad del mundo que habitamos, ¡¡poético!!

En pocas palabras "LA PESCA ME DA PAZ"

Un macho de Marrón que sucumbió para alegría y disfrute de los presentes!

PD. Les juro que intenté resumir, pero soy argentino jejeje y un párrafo sin poesía es como un asado sin sal!

¡Captura y suelta!

Lucas Hadid 01-2019